..






  


BREVE HISTORIA DE UNA CIUDADANA COMUN Y CORRIENTE


Por: Carlos Andres Diaz Mosquera

V Semestre de Ciencias Sociales Jornada Mañana

Correo electronico: dolmance_6@yahoo.com

 

La gran mayoría de capitales que nuestra imaginación intenta recrear o en la cual vivimos poseen caracteristicaza similares, con parecidas a una parrilla en que se asan multitudes de carnes humanas. Supuestamente todo mantiene un orden arquitectónico sustentado en el caos de la distribución de espacios, medios de trasporte masivos con cobertura en toda la ciudad que no conducen a ninguna parte, nubes blancas y azules que han sido reemplazados por el humo gris de industrias y carros, pobreza en el sur y riqueza en el norte, exorbitantes centros comerciales llenos de publicidad y mercancías que hacen del hombre una antojosa esponja, escuelas que no educan, parques de diversión que se convierten en el refugio estratégico de tristezas, bibliotecas que hacen que la soledad tenga sentido, bancos que quitan el poco dinero de los ciudadanos cobrándoles extraños intereses, hombres, mujeres, niños y ancianos habitantes de la calle como consecuencia de la exclusión del sistema productivo. En conclusión, un sancocho de decadencias cuyos cocineros se ocultan en los palacios de justicia, iglesias, oficinas gubernamentales, batallones etc.

 

Nuestra pequeña “historia” esta enmarcada en una ciudad de esas. En un barrio conocido por muchos hombres que buscan satisfacciones efímeras, un barrio repudiado por mujeres preocupadas por la ausencia de sus maridos en horas de la noche. Un barrio parecido a un pesebre: lleno de luces, estrellas nocturnas, mujeres que se camuflan bajo el “estatus” de la virginidad para tener mas reconocimiento, animales machos en abundancia, diferentes “Espíritus Santos” que dejan semillas en vientres femeninos por cuyo fruto no dan el rostro, bastante paja, Melchores, Gaspares y Baltasares con distintas riquezas destinadas a las que hacen llamar “vírgenes”. Es decir, un barrio cuyos habitantes son las prostitutas, gigolós, hombres sedientos de sexo, “locos”, jibaros, travestís, policías y hasta uno que otro estudiante de universidad publica. Un barrio de esos que el Estado llama: “De Tolerancia”.

 

El barrio “De Tolerancia” así llamaremos nuestro escenario teatral sobre el cual intentaremos reflexionar un rato acerca de una que otra vivencia al “Ciudadano Común y Corriente”. Queremos decir con “Ciudadano Común y Corriente”: aquel que trabaja ocho o mas horas al día solo para comer, tener techo, comprar mercarías, pagar impuestos al Estado, algo similar a las mismas necesidades de cualquier animal; aquel que “Construye” juicios frente al televisor, el que ve la primera y la ultima pagina del Espacio u Hoy se masturba intelectualmente, el que solo dos poses en el sexo…

 

Ese “Ciudadano Común y Corriente”, por el cual dieron la vida Ernesto Guevara, Pardo Leal, Camilo Torres, entre otros. Motivo de deserción para muchos académicos y sobre el cual recaen las fundamentales inspiraciones de las “Fiestas” de la Universidad Nacional, la UPN y la Macarena; espero, sea el primer espectador(a) del escenario teatral que vamos a construir cuya principal actriz iniciaremos llamando Maria Elvira.

 

En el barrio “De Tolerancia” era popularmente conocida la Virgen Maria, puesto que con sus cortos pero bien recorridos 18 años poseía un cuerpo que apenas maduraba, piernas delgadas, cara inocente como los retratos faciales de mujeres que hay en las iglesias, cabello negro largo, ojos claros, labios color canela, manos pequeñas y una voz que por su tono convencía a cualquier hombre de la supuesta pureza de su sexo (razón por la cual era muy apetecida).

Maria engañaba para beneficio propio de los hombres con una cualidad corporal milagrosa ubicada en si entrepierna, la cual permitía apretar fuertemente aquella parte masculina que sirve para la reproducción de nuestra especie.

 

 

Maria Elvira era una mujer que el ignorante del montón suele conocer como “Prostituta”, pero para esta breve “historia” quisiera que la conociéramos por su profesión como “Trabajadora Sexual”, por que es más respetuoso, mas complejo y por que así no utilizamos ciertos vocabularios despectivos y excluyentes.

 

Digo complejo por que Maria tenia una “historia”, sufrida por ella, pero desconocida por sus clientes. Una historia en la que al destapar sus telones encontramos a una mujer acostumbrada a entregar sus nalgas, boca, senos, vagina a los placeres de clientes cuyas prácticas sexuales suelen ser insaciables y origen de fuertes dolores. Dolor de tener un cuerpo solo como herramienta de desahogo y refugio de furias, dolor de saber que su vagina sirve para depositar líquidos ajenos, dolor al padecer sangrados incontrolables debido a exorbitantes miembros masculinos que desgarran las profundidades femeninas, dolor emocional por insultos, dolor como efecto de utilizar métodos poco apropiados para controlar el ciclo menstrual.

 

Así era una de la facetas de la historia de Maria desde los 16 años, cuando por obra y gracia del la economía que nos cobija hasta el punto de ahogarnos, la llevo inevitablemente a vender su cuerpo en calles y establecimientos, para así suplir sus necesidades básicas.

 

Un viernes en la noche, del año 2004, el barrio “De Tolerancia” se vestía de gala con llamativas luces de establecimientos a los cuales acuden manadas de “hombres” en busca de distraer el sentido de la observación con espectáculos que denotan la más baja y execrable decadencia femenina. Estos establecimientos los distinguimos como: “putiaderos”, “chochales”, “casas de sucias”... y otra abundante variedad de calificativos que el lector(a) sabrá cual elegir.

 

La música estremecía las paredes del establecimiento en el cual trabajaba esa noche  Maria y otras mujeres de la misma talla. Las cervezas producidas por las grandes industrias de Santo Domingo y Ardila Lule se vendían a sus trabajadores, es decir a los mismos que gastan su tiempo, vida, esfuerzo mental y físico en producirlas para luego, contradictoriamente, tener que comprarlas. El olor a cigarrillo se mezclaba con los perfumes que impregnaban hasta las partes mas intimas del sexo femenino. Las luces fosforescentes contraían arco iris que otorgaban cierto ambiente “estético” a los ojos de personas que cuando asisten a una que otra exposición de arte, suelen manifestar expresiones de repudio debido a su ignorancia. Los billetes de alta denominación paseaban de mano en mano en busca de licor, shows privados, favores sexuales y todo tipo de servicios ofrecidos en este lugar.

 

El hombre encargado de animar la noche con música anuncio por micrófono que era el momento de apreciar el espectáculo de una mujer llamada Maria, es decir, nuestra Maria. Inmediatamente los asistentes al lugar tomaron distintas posiciones acomodando las sillas para apreciar cómodamente el acto que a continuación describiremos:

Maria estaba al centro de una tarima vestida con una traje negro que apenas cubría sus senos y cintura, este traje hacia resaltar su cabello ondulado y color de piel. Todos los ojos se concentraban su atención en Maria. La música inicio y su cuerpo seguía perfectamente el ritmo, movimientos que despertaban pensamientos “morbosos”, contorsiones sensuales que resultaban dignas de admiración. Poco a poco Maria fue despojándose de la escasa ropa al compás de los aplausos, primero sus pechos quedaron a la luz publica, sus manos los sujetaban, para moverlos en forma circular, lo cual resultaba mas atractivo a los asistentes, sus caderas ejercían el mismo movimiento y se preparaban para relucir desnudas y mostrar su intimidad (intimidad que podía ser utilizada por $25.000 pesos, ½ hora). Con el cuerpo desnudo podía ejercer con mayor desenvoltura sus agitaciones corporales que agradaban a los observadores.

 

Después del espectáculo Maria se vistió y se dirigió hacia un gripo de clientes que la solicitaban en una mesa. Eran cuatro “hombre” que luego de haber presenciado el espectáculo querían averiguar algunos datos para acceder a ella. Sentada en la mesa, Maria les sonrió para ganar su simpatía y comenzar un juego de seducción que lograra hacer de esos personajes un cliente más.

 

No es necesario con detalle las palabras que intercambiaban para que uno de ellos lograra el objetivo de pasar una efímera noche de placer con Maria, tal vez porque el lector debe conocer por experiencia propia tal asunto o por comentarios de seres allegador, dichas palabras no requieren mayor esfuerzo verbal ni mucho menos mental, ya que solo constan de arreglar precios, tiempo, poses, modo y asuntos del acto de tirar con trabajadoras sexuales.

 

Lo importante es conocer todas las vicisitudes que ocurrieron en el cuarto en donde tiraba nuestra Maria con aquel hombre cuyo apellido era “Menezes”.

 

Maria entro al cuarto con Menezes, aclaro que solo disponía de ½ hora para intentar satisfacer sus placeres. El hombre no respondió y simplemente procedió a desvestirse. Maria hizo lo mismo y recostó su cuerpo en la cama procurando que la apertura de sus piernas recibiera cómodamente a su cliente.

 

Menezes reacciono inmediatamente anta las voluptuosidades de Maria, inclino su cuerpo para quedar en disposición de penetrarla, un movimiento brusco logro el objetivo y Maria conmovida por el dolor, manifestó por medio de gestos el desgarre de sus entrañas.

 

Menezes parecía una maquina, ejercía monótonas agnaciones, no hablaba, sudaba y mucho cada gota caía sobre el cuerpo de Maria produciendo sensaciones de asco en ella. Maria como siempre aguantaba por necesidad. Maria le dijo que si deseaba seguir debía pagar un poco más. Menezes hizo caso omiso y pretendió continuar sin poner atención. En vista de esa situación Maria reacciona y separa sus intimidades de las de Menezes.

 

Después de esto, el hombre estalla en rabia y le dice a Maria que esta obligada por su situación a satisfacer sus necesidades sexuales o de lo contrario pagara las consecuencias. Maria grita fuertemente evocando con urgencia seguridad. Llegan los hombres de negro e interfieren en el asunto a favor de Maria sacando a Menezes del cuarto, y finalmente del establecimiento sin escuchar explicación alguna por parte de aquel hombre.

 

Para Maria este era el final del incomodo acontecimiento, pero no imaginaba lo que pasaría el día sábado: era de noche, el establecimiento nuevamente estaba lleno, no le cabía un “alma de dios”. Todos gozaban con la decadencia femenina. Todo aparentaba estar en calma. De pronto irrumpen en el lugar un molesto operativo militar son fines de requisar a los asistentes, aproximadamente son 30 ejecutivos que miraban con ansiedad a las mujeres.

 

El operativo se desarrollaba son el objetivo de garantizar la “Seguridad Nacional”. Decidieron llevarse a varios hombres y algunas mujeres entre las cuales se encontraba Maria. El camión en el cual obligaban a subir a las mujeres estaba cubierto de una capa negra y en su interior había cinco soldados sedientos de sangre y sexo. El Sargento Menezes reconoció inmediatamente a Maria y dio orden de que dejaran bajar a las otras mujeres con excepción de esta. Dicen que Maria comenzó a temblar del susto que le producía su antiguo cliente ahora vestido de camuflado y fiel soldado de la Patria embutido del honorable cargo de Sargento.

 

El Sargento Menezes le dice que se desquitaría por lo acontecido el día de ayer. Los cinco soldados cierran totalmente la carpa del camión y lo conducen a un parqueadero. El Sargento o golpea brutalmente a Maria en la cara derramándole sangre. Tras una orden del Sargento Menezes los soldados tienen el aval de abusar de Maria. Proceden inmediatamente sin desperdiciar tiempo alguno. Uno a uno y todos al mismo tiempo e incluso por el mismo espacio corporal atropellan a nuestra trabajadora sexual.

 

Moral, Patria, Dios y Familia.  Las cuatro palabras que suelen absurdamente agrandar al conjunto de la población, ahora para Maria, una “Ciudadana Común y Corriente” de las que pagan cumplidamente impuestos a las Patria reza dedicadamente a Dios los domingos en las iglesias, que sueña con formar una armoniosa Familia para inculcarle los valores Morales. Padecía la fortaleza de la institución desde sus propios miembros, aquella que “defiende al conjunto de la población”. Sus gritos no alcanzaban oído humano, la “Seguridad Nacional” abusaba nuevamente de una ciudadana.

 

El día viernes en la noche el Sargento Menezes no alcanzo a derramar su semilla sobre Maria, por ello quería el sábado culminar dicha “satisfacción” de un modo especial acorde con su institución: luego que los soldados terminaran de violar a Maria, el Sargento tomo un fusil Galil que uno de ellos tenía sobre el hombro y lo cargo. Maria estaba muy adolorida hasta el punto de casi perder el conocimiento (aunque hubiese sido mejor por lo que le esperaba). Se encontraba tendida sobre la plataforma del camión, sin fuerza alguna. El Sargento se agacha quedando frente a la intimidad de Maria. Lame la punta del fusil y decida introducirlo en esta delicada parte femenina de la cual todos provenimos. Estando buena parte del arma adentro de Maria, esta reacciona ante la extraña sensación, levanta suavemente su cabeza para observar lo que sucede. Sus ojos se estremecen y acto seguido el Sargento Menezes aprieta sin compasión el gatillo lanzando un rafagazo de treinta balas al interior del cuerpo de Maria (El lector podrá imaginar de que forma quedo el cuerpo de esta mujer). Su impecable uniforme se cubre de sangre, las insignias de honor colgadas sobre la parte derecha del pecho también. Y el Sargento cumple su deuda corporal “derramando su semilla” sobre Maria, aunque de un modo bastante atractivo para ciertos periodicos amarillistas que “masturban intelectualmente” a gran parte del conjunto de la población.

 

Después de ocurrida esta historia las “trabajadoras sexuales” todavía adornan el pesebre del barrio que hemos llamado “De Tolerancia”. Esta es una historia que a veces tolera el olvido. Lo cierto es que Militares, Sacerdotes, Ejecutivos, Funcionarios, Negociantes, Políticos son tambien personajes importantes que arman este “pesebre. Lo frecuentan a espaldas, lo utilizan de frente, y a veces lo ocultan a  la luz pública como lo hizo el Sargento Menezes.

 

Reunion

Plans for the annual family reunion are underway. Please stay tuned.